Ed. Mindfulness Familias

CURSO EN OCTUBRE DE MINDFULNESS PARA FAMILIAS.

4 ENCUENTROS EN SABADO POR LA MAÑANA. Dos horas de 10:00 a 12:00h. INVERSIÓN 120€.

Pide información sin compromiso. más información

Ser padres, es una de las tareas mas importantes en la vida de una persona, y también es una de las tareas más exigentes, estresantes y desafiantes a las que nos vamos a exponer, puesto que la manera de hacerlo conlleva una gran influencia en el desarrollo psico-emocional de la siguiente generación. Desde nuestra faceta paterna/materna influimos en nuestros hijos en aspectos tan profundos como su manera de vivir la vida, en la conexión que tengan o no con ella, en las herramientas para el día a día, en sus sentimientos hacia ellos mismo, en su autoconcepto y en el posible lugar que ellos ocupan en el mundo. Sin embargo como padres… comenzamos esta labor con poca o nula preparación y en bastantes ocasiones sin dirección y sin apoyo en una sociedad que valora producir por encima de ser.
En muchas ocasiones creemos tener el poder de educar a nuestros hijos, la realidad es que los hijos tienen el poder de educarnos a nosotros y convertirnos en los padres que necesitan que lleguemos a ser. Es por ello que la experiencia paternal/ maternal no es de los padres frente a los hijos sino de los padres con los hijos.
Esto no quiere decir que dejemos de ser padres de nuestros hijos para ser amigos, ya que por mucho que el estilo de paternidad/maternidad consciente hable de escucha plena a los niños, aceptar su esencia y estar plenamente presentes, también tiene que ver con poner limites y establecer pautas.
En numerosas ocasiones, como padres, buscamos respuestas a las actitudes y comportamientos de nuestros hijos y es importante señalar que es crucial la coherencia en la relación con nuestros hijos y en bastantes ocasiones este camino transita por una transformación en el estilo parental. La paternidad/maternidad consciente no es un conjunto de técnicas para abordar una conducta concreta; se dirige al trabajo de aspectos más profundos de la relación entre padres e hijos.
La conciencia no es una cualidad que se instale de una manera mágica para algunos afortunados. La conciencia surge como parte de un proceso, de un camino transitado por muchos aunque accesible para todos. Lo mágico y enriquecedor de la relación entre padres e hijos es que nos brinda continuas oportunidades de crecimiento, de educarnos y elevarnos a un estado de conciencia intensificada.
Atención plena no quiere decir estar tan pendiente de nuestro hijo que te pierdas a ti mismo. Todo se basa en un equilibrio. La atención plena nos ayuda a profundizar en nuestro nivel de “autoconsciencia encarnada”, que es la experiencia de estar enraizados en nuestros cuerpos y en nuestras propias vidas.
Ser padres conscientes requiere energía y compromiso, requiere amor y empatía, requiere generosidad y asertividad, ser padres conscientes requiere equilibri0.

“…cada hijo nos trae el mismo mensaje: a partir de ahora, todo va a ser al revés: aprende el que enseña, recibe el que da, queda lleno el que se vacía. El poeta inglés George Herbert decía que un padre vale por cien maestros; nosotros pensamos que la frase también se puede aplicar a los hijos”.
Aprender de los hijos. C.Goñi y P. Guembe