Ed. Mindfulness profesores.

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes. (Thomas Carlyle)

Educar es un acto de amor y responsabilidad profundamente vocacional. Necesitamos recuperar la educación como “el arte de enseñar a vivir”, un propósito mucho más ambicioso y prometedor que considerarla simplemente un modo eficaz de transmitir conocimientos. Los que se dedican a ella no solo han de poseer conocimientos de las materias que enseñan, sino sobre todo ser verdaderos maestros en el arte de vivir. Profundidad, serenidad interior, sabiduría para afrontar situaciones difíciles, apertura de corazón y mente, sintonía interna y capacidad de relacionarse con los otros. Puede ser que todo esto no se enseñe en ninguna de las universidades a las que asistieron, pero es esencialmente lo que pueden transmitir a sus alumnos como realmente útil para su vida, más allá de conocimientos que posiblemente olvidarán. Haber incorporado la práctica de la Atención Plena puede ayudarles mucho en este sentido y, además, encontrarán también con ella el modo de situarse ante las exigencias y el estrés que la labor educativa a veces trae consigo.
Educamos por lo que somos, no por lo que decimos. Educar requiere situarnos en conexión interna, caminar hacia el autodescubrimiento y la aceptación, comprometernos con la superación de nuestros propios patrones erróneos y el desarrollo de la conciencia. Si no emprendemos este camino, nuestro comportamiento automático y no examinado contaminará nuestra labor. Solo partiendo de un trabajo personal profundo de desautomatización, nuestra labor educativa será coherente y genuinamente amorosa. La Atención Plena es un buen vehículo para realizar ese viaje interior de crecimiento y descubrimiento.

Solo desde la calma podemos educar en la calma, solo desde una actitud, serena y un buen conocimiento de nuestras emociones, podemos actuar en vez de reaccionar ante los actos de nuestros alumnos.

Mindfulness nos lleva a ese estado de calma donde poder actuar de una manera consciente y crear unos lazos íntegros entre alumnos y profesores. Donde seamos un ejemplo para ellos. Donde creemos una atmosfera de paz y seguridad. Comenzando por nosotros mismos.

  • Pide información sin compromiso.
  • Inversión personalizada a cada presupuesto y según numero de profesores.
  • Un día por semana o dos según interesados.
  • Cursos de 6 días, 8 días o 12 días.

No es un curso de capacitación para profesores de mindfulness, es un curso para aplicar lo a tu vida y al aula.

contacto

¿Sabías que?
“Desde la perspectiva neurobiológica, la posición del profesor es muy similar a la de los padres, ya que ayuda en la construcción del cerebro del niño. Ambos pueden mejorar la regulación emocional proporcionándole seguridad que apoye su proceso de aprendizaje… Entre las muchas posibles implicaciones de este hallazgo, destacaremos el hecho de que la sintonización profesor-alumno no es una buena condición para la experiencia de aprendizaje, si no un requisito básico.” (Louis Cozolino, 2013)